Algunas madrastras me preguntan cómo organizamos nuestra economía doméstica. ¿Quién paga los gastos de la niña? ¿Lo hacemos a medias o por separado?

Para nosotros hubo un punto de inflexión, que fue el momento en el que nos fuimos a vivir juntos. Hasta entonces, aunque yo le compraba muchos caprichitos de ropa y demás (digo «caprichitos» porque su padre es más práctico), los gastos de la niña los abordaba su padre. Es más, cuando nos íbamos de vacaciones, él pagaba dos partes y yo una. ¿Por qué lo hacíamos así? Bueno, no vivíamos juntos y era lógico que él se hiciera cargo de esas cosas (billetes de avión de la peque, suplementos en hoteles…).

Sin embargo, cuando nos fuimos a vivir juntos hicimos una economía doméstica desde cero. Ya éramos una familia reconstituida (en ese momento de tres miembros) e, independientemente de quién fuera el padre/madre de la niña, ella era y es una más para todo. No recuerdo exactamente si fue algo que tratamos en algún momento, yo creo que salió de forma natural.

Una cuenta en común para todo y para todos

Lo que nosotros tenemos para organizar nuestra economía doméstica es una cuenta en común en la que cada mes ingresamos una cantidad fija. Con ese dinero se cubren absolutamente todos los gastos de la casa, los genere quien los genere. Da lo mismo que sea ropa, vacaciones, una bicicleta o que tengamos que pagar una excursión porque #SMQSY ha decidido que ella pasa. Somos una familia reconstituida (ahora de cuatro miembros) y nos hacemos cargo de los gastos por igual.

Lo único que no se cubre con esa cuenta es la pensión, que obviamente es un gasto de mi chico; los abogados (aunque a este paso vamos a tener que empezar a hacerlo); y la hipoteca, que la abona él porque es su casa (aunque insiste que él solo es el pagador porque será mía en cuanto nos separemos jajajaja).

Nosotros hemos decidido hacerlo así y estamos conformes con esta fórmula. En ningún momento me planteé que él tuviera que hacerse cargo de los gastos de la niña porque, además de ser un embrollo, me parece que es un feo hacia ella. Somos una familia reconstituida con dos niños y el trato y responsabilidad para con los dos.

Esto no quiere decir que esta sea la mejor manera o que no haya otras igualmente válidas. Creo que cada familia reconstituida tiene que encontrar la fórmula que mejor se adapte a su situación laboral y personal. Afortunadamente, en esto como en otras cosas, no hay una sola forma de hacerlo.

¿Vosotros cómo os organizáis?