La diversidad familiar está totalmente asentada en la sociedad. Cada vez que hablamos de nuevas tendencias cambios sociales, enseguida buscamos su proyección en el ámbito educativo: ¿Cómo llevar esto a las aulas?

Esto ocurre con cuestiones tan dispares como la tecnología o la homosexualidad. De aquí surgen preguntas como: ¿Cómo educamos a los nuevos nativos digitales? o ¿Cómo mostramos la homosexualidad en las aulas, de modo que sea cada vez vista con más normalidad e inclusión? (no, los niños no van a salirles homosexuales porque en el cole les digan que la homosexualidad es una orientación sexual más, igual de respetable y con los mismos derechos afortunadamente que la heterosexualidad).

Yo siempre he sido partidaria de trasladar los cambios sociales o tecnológicos a las aulas, ya que creo firmemente en el poder de la Educación. Por eso muchas veces reflexiono sobre lo importante que sería que en las aulas, cuando se hablara de la familia, se hiciera desde una perspectiva más abierta. Eso es, trasladando la realidad social al entorno educativo.

En nuestra sociedad conviven diferentes tipos de familias, por ejemplo, la familia tradicional (heteroparental y unida hasta que la muerte les separe); la familia monoparental (fruto de divorcios, viudedades, de madres/padres solteros…); la familia homoparental (formada por personas del mismo sexo); o la familia reconstituida (como nosotros, formada por una nueva unión tras un divorcio y con hijos de un matrimonio previo por una o ambas partes).

¿Por qué creo que es importante este tema? Porque cuando comienzan a asentarse nuevos patrones sociales es importante, en mi opinión, que se traslade a las aulas.

Nueva familia: papás con novia y mamás con novio

El otro día, mi hijastrita no quería que sus amigos supieran que yo era su madrastra (o la novia de su papá, como ella misma me había presentado unos meses antes a sus compañeros de clase y que, obviamente, me gusta mucho más). Cuando me lo planteó no puse ninguna objección y, aunque me sentí contenta por el hecho de que tuviera confianza para planteármelo, no pude evitar pensar cuál era el origen de esa petición.

¿Sus amigos le habrían hecho demasiadas preguntas? ¿Se habrían reído de ella porque su padre tuviera una novia? ¿Le habrían preguntado cosas que ni ella misma sabe sobre por qué sus padres están divorciados? ¿Le habrían hecho preguntas incómodas sobre su madre o sobre mí? ¿Cómo le habrán explicado estos otros padres a sus hijos que los padres de ella están divorciados? Obviamente estas preguntas son meras conjeturas, pero no me parece nada descabellado que se hayan dado. A veces los niños, una veces desde la curiosidad y otras no, pueden ser muy crueles. Todavía recuerdo cuando de pequeños señalábamos a una niña por ser la huérfana.

 

Diversidad familiar vs Patrón familiar tradicional

En mi opinión, la Educación que se imparte en los colegios debe ser un reflejo de la sociedad y, cuando como es el caso de este, no responde a ninguna ideología concreta (religiosa, política, etc.) creo que deberían abordarse este tipo de cuestiones. También creo que estos temas tienen que proyectarse en otros ámbitos, como los cuentos o películas infantiles. Al fin y al cabo el objetivo de estos recursos es que los niños se sientan identificados y, claramente, nuestra sociedad actual ya no responde a los patrones familiares tradicionales que siguen plasmándose en los cuentos, películas o entorno educativo de los niños.

Yo misma he tenido que hacer cuentos personalizados para la peque con el fin de ayudarle a abordar ciertas cuestiones (es verdad que en este caso hablamos de temas muy concretos), pero me encantaría que la diversidad familiar se reflejara en todos esos recursos dirigidos a niños.

Me encantaría, por ejemplo, que Pixar hiciera una peli chula sobre un niño con padres divorciados en la que ambos tienen una relación buena y en el que la madrastra sea una mujer enrollada. De este modo mataríamos dos pájaros de un tiro: muchos niños sentirían reflejados su realidad familiar y la de sus amigos, y de paso educaríamos a los progenitores.

Bueno, creo que pararé aquí. Creo que el lunes me está afectando…

 

PD. Aquí os dejo el listado de cuentos personalizados que he hecho para la peque, por si puede serviros.

Krispis, el monstruo que se cayó de una estrellita

La niña menguante y la escalera mágica

Pizkita y el Hada Pizpireta

Pitusina, la ranita que tenía dos casitas