No sabes cómo lo has hecho, pero tienes un novio con hijos. Vale, pero antes de seguir, contesta: ¿Qué te lleva a no salir corriendo?

Desde el principio tienes que saber  que tu relación no va a seguir el camino de una relación normal. Es cierto que la ilusión que envuelve el inicio de una relación hace que pases por alto muchas cuestiones, pero es importante que tengas en cuenta 6 cosas desde el principio. Si vas advertida, todo será más fácil.

 

Cosa 1

Comienzas una relación de tres (como mínimo). Si normalmente tres son multitud, en este caso tienes que aceptar que en vuestra relación va a haber más de dos personas. Aunque al principio, como es obvio, no conozcas a su hijo, éste va a influir en vuestra relación más de lo que ahora puedas imaginar. Para empezar, vuestro calendario de “citas” dependerá de su régimen de visitas y de quién tenga la custodia. Así que olvídate de quedar con tu nuevo chico todos los días o todos los fines de semana.

Cosa 2

Él es su hijo, tú eres su novia. Su hijo es lo más importante para él y su principal prioridad. No solo es importante que lo aceptes, sino también que lo entiendas. Es probable que hasta ahora hayas estado acostumbrada a ser el centro de la relación, pero en este caso será distinto (esto está muy vinculado al punto 1).

Cosa 3

Pónselo fácil. Dale aire. Ser padre a tiempo casi completo y comenzar una nueva relación es muy complicado. Si está recién divorciado, estará comenzando a vivir en una nueva casa, ajustando sus horarios a los de sus hijos, sacando adelante el trabajo, todavía con líos de abogados y con una nueva novia.  No es el momento ideal para comenzar una relación, pero es el que toca. Yo opté por hacerle la vida más fácil: nos veíamos cuando él podía, le ayudaba siempre que lo necesitaba… Sin exigencias, sin presiones. Poco a poco fue asentándose, todo se fue normalizando y fuimos construyendo una forma de relacionarnos.

Cosa 4

Tu chico es un “papá”. Muchas chicas sienten atracción por eso papás estupendos que ven en el parque. De hecho, muchos chicos utilizan alguna táctica paternal para ligar. Sin embargo, a la hora de la verdad no tan chachi. Tu nuevo novio es “papá” y eso significa que también le verás dentro un rol, hasta ahora, completamente desconocido para ti en una pareja. Un hijo cambia a todo el mundo y es posible que ya hayas visto cómo les ha cambiado la vida a tus amigas, ¿verdad? Bueno, pues los chicos sufren el mismo impacto. Prepárate.

Cosa 5

El papel más difícil es el tuyo y tú decides. En medio de este terremoto sentimental y emocional, no tienes que olvidar que tú decides. El niño marcará tus tiempos, pero tú decides si lo aceptas o no; tu chico va a ejercer de padre, pero tú decides si quieres seguir adelante o no. Esta relación no va a ser una relación al uso, por lo que tienes que estar segura de cada paso que das. Tómate tu tiempo para todo (también para conocer a su hijo).

Cosa 6

Cómprate un amuleto que te proteja de su ex. Ha llegado el momento de decir que he mentido en el punto uno. Vuestra relación no es una relación de tres (como mínimo), sino de cuatro (como mínimo). Su ex será tu mayor quebradero de cabeza y no por su papel de ex de tu chico, sino por su papel de madre de su hijo. Es posible que tengas la suerte de dar con una madre biológica (MB) generosa, pero lamento decirte que no es lo más habitual (ya hablaremos de este tema más adelante). Puede ser que al principio no notes su presencia, pero llegará. Así que comienza a armarte de paciencia.

Después de leer esto es posible que pienses que te has metido en el mayor charco de tu vida, y así es. Solo puedo darte un consejo más: ponte unas buenas botas de agua y prepárate para saltar en él. Te esperan momentos complicados, pero ser madrastra (o mamadrastra, como prefieras), también tiene momentos preciosos.