He decidido hacer un break en mi temática habitual y compartir un breve manual de buenas prácticas para ilustrar los post. Esto que, a priori no tiene mucha lógica, es importante para evitar que vuelva a pasar lo que ha ocurrido hoy con @malasmadres y un bloguero de Badajoz.

Esta mañana llegó a mi timeline un tuit en el que  se difundía la carta los Reyes Magos de una madre divorciada. Ya, de entrada, me ha llamado la atención por la fotografía que lo ilustraba: la de @malasmadres. Lo he abierto y, en cuanto he leído las primeras líneas, he visto que este señor, @carolusaurelius, había utilizado una imagen de Google, en este caso cualquiera que atendiera a la búsqueda “mala madre”, y la ha plantado.

Poco tiempo después veo en mi TL un tuit de @malasmadres  (porque las madrastras siempre seguimos a las madres de cerca 😉 ) pidiendo ayuda porque, efectivamente, este señor había utilizado su imagen sin su consentimiento. Y es más, el post, que había llegado a todos los followers de este señor (más de 3500), ya empezaba a llegarme por varias vías.

Supongo que este señor ha utilizado la foto de esta chica por desconocimiento, porque no sabe quién es @malasmadres (que esto no suene a amenaza) y porque, probablemente, tampoco sepa que el hecho de que una imagen esté en la red no quiere decir que todo el monte sea orégano. Por eso, cualquier bloguero tiene que tener en cuenta lo siguiente:

No podemos utilizar imágenes de personas sin su consentimiento para ilustrar nuestros post

Y mucho menos cuando hablamos de temas tan delicados como el que abordaba este señor, que cierto en muchos casos o no, para nada describen a todas las madres divorciadas ni, supongo, es el caso de esta chica. Y aunque lo fuera, nadie tendría derecho a utilizar su imagen a la ligera. Y digo la imagen de ella como la de cualquier otra persona.

Dicho esto os voy a contar cómo podemos ilustrar legal y responsablemente nuestros post.

 

Manual de buenas prácticas para ilustrar tu blog

A veces lo más complicado no es escribir un blog, sino ilustrarlo. Yo me rompo la cabeza para encontrar imágenes chulas que ilustren mis post. Unas veces lo consigo, otras no, pero siempre utilizo las mismas fórmulas porque, para ilustrar un blog de forma responsable, no te sirve cualquier imagen que saques de Google. Como sabréis, todas las imágenes tienen dueño. Que veas una imagen chula en Google no quiere decir que puedas utilizarla. Bueno, puedes hacerlo, pero esa imagen tiene derechos de autor. Es decir: es el resultado del trabajo de alguien.

No me voy a poner a hablar sobre qué es Creative Commons, aunque os animo a que leáis sobre ello, ni hasta dónde podemos o no utilizar todo lo que vemos. Simplemente voy a dar cuatro consejos para ilustrar tus post haciéndolo bien y sin meter la pata.

 

Bancos de imágenes

Existen multitud de bancos para que puedas descargar imágenes que te permitan ilustrar los artículos. Yo utilizo, principalmente, dos bancos: Freepik.es y Pixabay.com. Aquí puedes buscar todas las imágenes que quieras y a mí me sirven hasta para ilustrar los cuentos personalizados. Si estos no te gustan hay muchísimos más. Solo tienes que meterte en Google y buscar “bancos de imágenes gratuitos”. Ahí tendrás millones de fotos, ilustraciones, vectores… todo lo que quieras descargar sin derechos de autor.

 

Buscar en Google

Podemos usar imágenes de Google siempre y cuando tengamos permiso de su autor. ¿Cómo sabemos esto? Es muy fácil. Te vas a la sección de imágenes y pones en el buscador la imagen que quieres. Cuando pinchas te saldrá una selección de imágenes. Debajo de la barra de búsqueda aparecen unas pestañas. Pincha en la pestaña “Herramientas” y se abrirá una pestaña que pone “Derechos de uso”. Ahí podrás elegir qué tipo de imagen quieres: para uso no comercial, para compartir con modificaciones…  y hará un filtrado, según tus especificaciones, de la búsqueda general.

 

Apps

Las apps son muy útiles para mí porque me permiten poner rotulitos, mensajes en las fotos y así tunearlas y hacerlas más monas. Suelo utilizar Typorama para hacer rotulitos y demás; y MOLDIV para cuando quiero hacer composiciones o difuminar algunas fotos. Ambas las utilizo en su versión gratuita y las puedes descargar desde tu móvil.

 

Poner la Autoría

Muchas veces vemos ilustraciones fantásticas que nos encantaría poner en nuestro blog. A veces los ilustradores ofrecen algunas imágenes para difusión que puedes utilizar, pero independientemente de eso, siempre es necesario que pongas un pie de foto en el que digas, si lo sabes, quién es el autor de esa ilustración, fotografía, etc. Si no lo sabes, yo evitaría utilizarla.

 

Espero que os haya servido. Quizás lo veis un pelín inflexible o rígido, pero bueno… Yo lo hago así. Y, desde luego, no utilizo fotos que no sean mías o que haya encontrado en una búsqueda normal en Google. Será deformación profesional 🙂

 

Pd. Aprovecho para deciros que el autor del post ya lo ha retirado y, como decía, parece ser que ha sido por desconocimiento. De todos modos, recordad: el hecho de que haya fotos de cualquiera de nosotros circulando por las redes no quiere decir que tengamos derecho a utilizarlas en una publicación. Tener blogs es fantástico, pero también tenemos que actuar con responsabilidad y hacer un uso correcto de las imágenes.

 

Espero que os haya servido este breve manual.